Gobierna mejor quien gobierna menos.

Por cuestiones de salud en los últimos días me he alejado un poco del seguimiento que tenía de algunos proyectos, y debo decir que qué complicado es delegar. Esa parte tan seductora de tener el control. Y en ocasiones resulta muy difícil perder la organización y control de un proyecto para que el equipo sea más independiente. Pero más difícil es pensar que el propio equipo se limita, se detiene, y llega al punto de sentirlo estancado por el mismo control ejercido.

Es obvio que se tienen que delimitar objetivos, seguir una metodología, reunirse y acordar un plan de trabajo y tomar decisiones, pero también muy importante es dejar ser al equipo y sus integrantes, que hagan lo que mejor saben hacer y exploten todo su potencial.

Que será complicado al principio, es probable, que genere confusión y errores, también lo es, como también es posible que no pase nada y el equipo se sienta en confianza, que comiencen a aportar al proyecto y que la fuerza jedi se manifieste y todo fluya. Sea como sea si el resultado no es positivo, también resulta satisfactorio, el equivocarse es parte del aprendizaje como equipo y sirve para adquirir experiencia entre todos.

Al final me quedo con la frase de Lao-Tsé. Gobierna mejor quien gobierna menos.

Es complicado lo se, pero quien sabe, probablemente no estoy dejando ser y si funciona, seremos un mejor equipo de desarrollo.

Leave a Comment